Para nuestro día a día es fundamental el manejo del tiempo y la hora. Por eso, miramos nuestro reloj varias veces al día y distinguimos la hora con facilidad. Pero, no siempre fue así, cuando somos niños no sabemos interpretar la hora, alguien nos enseñó. Por tal razón, está en nuestras manos enseñar la hora a niñas y niños de manera práctica y divertida. A continuación, te daremos varios consejos con el fin de que lo logres fácilmente.

Qué tener en cuenta al enseñar la hora de una manera práctica

Lo primero que debemos saber es que el niño debe tener una edad suficiente para manejar los números. En torno a los 5 años ya hay más comprensión de sumas y, por lo general, se saben los números. Es muy importante asegurarnos de que el niño o niña conozca los números del 1 al 60, debe entender que el 6 es menor que el 7, pero mayor que el 5, por ejemplo.

De esta manera, será más fácil para ellos entender que 1 minuto consta de 60 segundos y 1 hora de 60 minutos. También diferenciará entre el mañana, ayer y hoy, y así podrá tener una noción de la cantidad de tiempo que pasa entre una hora y otra. De esa forma, estará listo para adentrarse en el mundo del reloj y tú para enseñarle la hora.

Realicen un reloj de actividades diarias de estilo analógico

Es muy importante que su primer reloj los ayude a una comprensión más precisa de como el tiempo se entrelaza con nuestras actividades diarias. Por eso una muy buena idea es realizar juntos su primer reloj que señale los acontecimientos diarios, en lugar de las horas. Así, donde deberían ir los números, verán dibujos con sus actividades diarias.

El primer reloj analógico del niño o niña tendrá dibujos o imágenes pegadas de él despertándose, desayunando, yendo a la escuela, almorzando, jugando, yendo a la cama, entre otros. Luego, le indicas que mediante las manecillas actualice sus actividades, así aprenderá la división del tiempo.

Realicen juntos el reloj de manecillas

Este paso sin duda tiene que ser muy divertido, los niños tienden a aburrirse y distraerse muy rápido. Por lo que debes hacer de esta actividad algo entretenido para ellos, el primer reloj de manecillas lo pueden hacer juntos de cartón. Usa un código de colores, así será más sencillo para ellos entender la división del tiempo, usa un color distinto por cada hora. De esa manera también puedes explicar las divisiones cada 5, 15 y 30 minutos.

Al momento de enseñar la hora crea un espacio personal y divertido junto al niño, haz que logre expresar su creatividad. Pídele que coloque una pegatina en los números o que los marque con su color favorito. Muéstrale como identificar la hora a través de esas pegatinas, y luego pídele que lo haga el mismo. Repite esta acción todas las semanas hasta que aprenda a hacerlo solo.

No te limites a crear un solo tipo de reloj analógico, crea varios de distintos colores y tamaños. Muéstrale mediante ellos, cómo señalar la hora y la diferencia de los minutos. Haz de esta una actividad entretenida y muy colorida.

Enséñales a leer o distinguir la hora en un reloj digital

Cuando los niños estén más familiarizados con el reloj analógico, enséñales la hora en un reloj digital, estos son más simples, ya que marcan la hora exacta en los números que verán justo en la pantalla. Lo primero que debes hacer es indicarles que el primer número se refiere a la hora y el siguiente, a los minutos.

Enseñar la hora a una niña o niño toma su tiempo, pero estamos seguros de que lo lograrás y se divertirán. Ellos son muy inteligentes y sus mentes son frescas, así que, bastará con una lección semanal dinámica para que logren leer el reloj analógico. No desesperes, ¡ya verás cómo lo logran!